jueves, 6 de agosto de 2009

Resumen de la ruta enorutista 25 Julio: Celler del Roure-Daniel Belda-Restaurant Julio

Bien pues, ya estamos aquí. Después de unos meses de espera inaguramos el blog de alforins con la última ruta que hemos organizado.
Sabado 25 de julio. Iniciamos la jornada en el punto de encuentro de simpre, la plaza de la iglesia de Fontanars a las 10 de la mañana.
Tras la presentación de todos los asistentes, (algunos de ellos ya son como de la familia, como los amigos del Cabanyal Joan y Fina), salimos de Fontanars dirección Moixent hacia la Bodega Celler del Roure. Allí nos espera a pie de campo, Joan Llobell, ingeniero de la bodega y la última incorporación a Celler del Roure. Recordemos que Joan ha estado trabajando en los últimos años en la Bodega Heretat de Taverners, donde ha podido demostrar sus grandes conocimientos en viticultura y enología. Sus resultados saltan a la vista con dos excelentes vinos como son Mallaura y Graciano.
Siguiendo con la ruta, Joan nos explicó el cultivo del viñedo.Un cultivo muy respetuoso con el medio ambiente , en el que no se labra el viñedo , sino qu se utiliza una cubierta vegetal que se siembra en otoño y se siega en verano con lo que se consigue que el suelo esté en las mejores condiciones posibles para cnseguir lo que queremos de la planta.

A continuación nos adentramos en un viñedo de Cabernet Sauvignon para ver una de las estaciones meteorológicas que tienen distribuidas por la finca. En ellas se controla en tiempo real además de los factores atmosféricos, la humedad que tiene el capo a tres profundidades distintas y el estres que tiene la planta en cada momento.

Finalizada la explcación y un poco aturdidos por el exaustivo control en campo, nos desplazamos hasta la bodega de elaboración , donde lo mas destacable es la linea por la que pasa la uva una vez despalillada y en la que se seleccionan los granos, eliminando cualquier resto de raspa y los granos en mal estado.

Entre preguntas y comentarios visitamos la bodega fonda, una bodega subterranea de vasijas enterradas del siglo XVII. La bodega tiene grandes dimensiones y se encuentra dispuesta en forma de herradura. Nos suguiere esta bodega , única de la época , el potencial vinícola de la zona desde hace siglos.
Para finalizar la visita , catamos los dos vinos dela bodega guiados por Joan LLobell. Primero Les Alcusses 2006 , un vino fresco y agradable que gustó a todo el mundo. Mas tarde el Maduresa, contundente como corresponde a un vino con tanta concentración en aromas y sabores.

Gran sensación y recuerdo positivo, el catar los vinos en la misma bodega, comentando nuestras sensaciones con los compañeros de ruta .

Finalizada la cata y la degustación de una coca de tomaca, cogemos los coches y realizamos el camino a la inversa para volver a Fontanars. Nos dirigimos a la Finca del Pla, donde Daniel Belda tiene sus viñas y la su moderna sala de barricas.
Allí nos esperaba Carlos, encargado de las labores de campo en la bodega. Pudimos contemplar las viñas de Pinot Noir, sobre las cuales Carlos nos comentó las particularidades de estas uvas y sus dificultades de elaboración.
Por supuesto, salió a comentario la archiconocida historia de Daniel Belda-Pinot Noir-Entre Copas, en la cual y debido a la influencia de la pelicula, Daniel vendió toda la producción de Pinot Noir de ese año en el mercado americano. Como se el propio Daniel esperaba, fué flor de un día y solo algo anecdótico.


Seguidamente Carlos nos abrió las puertas de la sala de barricas. Se trata de una moderna construcción de hormigón armado y semienterrada, con lo cual se obtienen unas condiciones de temperatura y humedad perfectas, con coste energético cero.
Una vez dentro pudimos recorrer la cava por dentro. La verdad es que quedamos bastante impresionados del gran espacio que tiene la sala de barricas y que desde fuera no aparenta.


La temperatura en la cava era realmente fresca e invitaba a catar los vinos de la bodega que Carlos nos habia preparado.
Comenzamos probando el Chardonnay fermentado en barrica 2007. Para mi uno de los mejores vinos de Daniel. Sin estar entrenados en el arte de la cata, casi todos los asistentes pudimos apreciar los aromas a frutas tropicales de la Chardonnay, en especial la piña.
Carlos nos tenia preparada una sorpresa y era la cata de la añada 2008, que todavia no está ni etiquetado. La experiencia resultó muy agradable, pues pudimos comparar las dos añadas del mismo vino. La del 2008 se nota claramente que el tiempo de barrica es un poco menor y a la vista se presenta con un amarillo más pálido.
La degustación siguó con el Pinot Noir Reserva 2003. Los que no estamos acostumbrados a esta variedad, nos encontramos con un vino diferente, con poco color y una capa media-baja.



Acabada la visita a la Bodega de Daniel Belda y dando las gracias a Carlos por el trato recibido, nos dirigimos a Fontanars, donde Daniel tiene la tienda donde pudimos comprar sus vinos y a continuación a comer al Restaurant Julio.
Como eramos unas 25 personas, Julio reservó todo el restaurante para nosotros.
Empezamos la comida con una degustación de panes caseros recien horneados, acompañados con el aceite virgen extra Amanda Selecta.


Seguimos los entrantes con la hamburgesa de sepia acompañada de chips de patata y yuca. Aunque algunos ya la conociamos, no deja de sorprender su originalidad.


Seguimos con el lomo de atún marinado con aceite de soja.
Los entrantes los acompañamos con el Chardonnay fermentado en barrica 2007. Decir que el vino acompañaba muy bien al atún.





La comida siguió con los dos platos principales. Primero la Terrina de blanco y negro con huevo escalfado y esencia de pimiento rojo.




Para mi, el mejor plato de la comida, la combinación del longanizas y botifarra de seba de Fontanars, bien especiada, acompañada del huevo y el toque del pimiento, estaba realmente bueno. De lo mejor que he probado últimamente. Ni que decir tiene que Les Alcusses le iba al plato como anillo al dedo.

Para finalizar el Conejo deshuesado y confitado en aceite de oliva . No es una de mis carnes preferidas, pero he de reconocer que el conejo estaba muy bueno, con una guarnición acertada.



A estas alturas ya habian caido varias botellas de Les Alcusses 2006. El vino, aunque sobradamente conocido por algunos de nosotros, nos sigue gustando como el primer dia.

Finalizamos la comida con el postre, un dulce de almendras con helado de café. Muy buena la combinación de los dos elementos.

Para finalizar, junto con el café, unas galletitas y pequeños bombones elaborados en el restaurante. Petit fours le llama Julio.






Pasadas las 5 de la tarde saliamos del restaurante, alguno un poco perjudicado, despues del vino y de los dos herberos que se bebió.

Gracias a Julio por el trato recibido. Es la primera vez que en las rutas organizadas por alforins.com vamos a comer a Julio, pero seguro que no va a ser la última.

1 comentario:

  1. Asistí a esta visita , y la verdad es que la atención por parte de las bodegas y el personal de Alforins fué excelente . El restaurante superó mis previsiones .
    Creo que es una opción muy recomendable para todos los amantes del vino.

    ResponderEliminar