lunes, 12 de octubre de 2009

Comida en Finca Luzón y visita a las Sierras del Carche y Salinas.

El dia 9 de octubre nos desplazamos a Jumilla para comer en el Hotel Restaurante Finca Luzón y aprovechar el dia visitando dos espectaculares y desconocidos parajes: Las Sierras del Carche y Salinas.
El triángulo formado por las poblaciones de Villena en Alicante, Jumilla en Murcia y Pinoso en Alicante, contiene algunas de las bodegas más interesantes del mediterráneo peninsular. Bodegas denostadas hasta hace unos años de forma injusta, hoy en día son bodegas punteras tanto a nivel nacional como internacional, en las que se valora la personalidad de la zona fundamentada en hacer grande a la variedad autóctona Monastrell.

Por la mañana, antes de llegar a Jumilla, pasamos por Yecla y nos acercamos a Bodegas Castaño. Allí la bodega tiene una magnífica tienda, donde se pueden comprar todos los vinos del Grupo Castaño (Castaño en Yecla, Altos del Cuadrado en Jumilla y Sierra Salinas en Alicante).
Llegamos al Hotel-Restaurante que Bodegas Luzón tiene en Jumilla, Finca Luzón. El Hotel no está en la misma bodega, sino en la carretera a Ontur.

El Hotel está en una finca muy bien rehabilitada y rodeado de viñedos. Tienes 9 habitaciones, una impresionante piscina cubierta y el restaurante.
Para comer pedimos uns entrantes: queso de cabra frito con mermelada de tomate, calamares a la romana y una ensalada de ventresca.
Los entrantes correctos, sin mas, y acompañados por pan recien horneado muy bueno.

Para comer pedimos unos Gazpachos Jumillanos, acompañados por una botella de Altos de Luzón. En la carta de vinos solo se pueden encotnrar vinos de Jumilla (como no podia ser de otra forma), a los mismos precios que en tienda. El Altos de Luzón a 15 euros y por ejemplo El Nido a 115 euros.
Los Gazpachos son como los manchegos, con la torta servida a parte. Dependiendo de la zona pueden ser más o menos caldosos, aquí son bastante caldosos y también bastante picantes.
Estaban muy buenos y el Altos de Luzón los acompañaban de maravilla.













Para finalizar unos postres caseros, flan de café y de huevo, muy buenos. Para el café el camarero nos ofreció unos orujos y limonchelo. Le dijimos si nos podia ofrecer algún tinto dulce y nos sacó dos vinos dulces de Casa de la Ermita.

No entiedo como hay restaurantes que te obsequien el final de la comida con unos orujos y licores de garrafa, teniendo en la zona unos vinos dulces tan buenos como los de Casa de la Ermita u otras bodegas. Así como va a conocer la gente estas maravillas!.

El tinto es un dulce natural de uvas Monastrell sobremaduradas. Es ligeramente dulce, pero sin empalagar, muy muy bueno.
El blanco dulce procede de uvas Viognier, poco conocidas por aquí. También muy bueno, sin superar el tinto.


Finalizada la comida, un paseo por los viñedos que rodean a la finca y salimos dirección a la Sierra del Carche para visitar la bodega casa de la Ermita.

El Carche es una sierra del altiplano murciano, que limita con la provincia de Alicante (Pinoso) y está en los términos de Yecla y Jumilla. Su punto más alto es el Pico Madama ,1370 mts, (de aquí el nombre de uno de los grandes vinos de la bodega Casa de la Ermita). El valle del Carche (Carxe en valenciano) tiene 3 o 4 pedanias que dependen de Yecla o Jumilla, con la singularidad que las gentes que viven allí hablan valenciano.
En la foto se puede ver la bodega con la sierra al fondo.
El paraje es realmente muy bonito. Se accede al valle por una carretera secundaria muy estrecha, com viñedos a un lado y otro de la carretera y una frondosa sierra al fondo. En la Sierra del Carche tambien se pueden visitar las bodegas Hacienda del Carche, Valle del Carche.

Al salir del valle, nos encontramos con la carretera que va a Pinoso o a Yecla. Nos dirigimos a Yecla y nos desviamos por una carreterita dirección Villena. Nos adentramos en otro precioso paraje, la Sierra Salinas. Pronto nos topamos con la Bodega Sierra Salinas.











La Sierra Salinas posee un microclima especial que la convierte en un territorio privilegiado para el cultivo de la vid. El diseño de la bodega, muy vanguardista, está totalmente integrado en el paisaje, junto a la viñas a los pies de la sierra, convierten el paisaje en una postal.

Finalmente, continuando la carretera dirección Villena, llegamos a la que seguramente es la bodega más espectacular de la Comunidad Valenciana, Bodega Francisco Gómez.










El empresario Francisco Gómez, compró la finca hace 10 años y desde hace 5 elabora vinos y aceites. La finca es espectacular y como señalaba un periodico es "Un Falcon Crest en Villena". El titular no es para menos ya que aquí no se ha reparado en gastos. Para mi gusto es demasido ostentoso, pero el lugar merece una visita.
La construcción dispone de bodega subterranea, almazara para elaborar vinos, tienda y hasta una capilla. La construcción se completa con un mirador de más de 50 metros de alto (como una torre de control).
Todo ello rodeado de viñedos y de olivos. Todavia no hemos probado los vinos de la bodega. Habrá que ver si estan a la altura de las instalaciones.

Un dia muy completo y que nos demuestra que no hace falta ir muy lejos para disfrutar de una jornada enoturista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario