miércoles, 5 de diciembre de 2012

Forcaya 2011, el último vino de Rafa Cambra

Forcaya 2011 es el nuevo vino elaborado por Rafa Cambra. Es un vino joven elaborado con Forcallat, una variedad autóctona valenciana que actualmente está prácticamente extinguida. Las uvas proceden de una parcela situada en Fontanars, con viñas de unos 50 años de edad, uvas muy adaptadas al territorio y con unos rendimientos muy bajos.

La Forcallat es una planta de ciclo largo, que produce vinos de poca intensidad de color y con una graduación baja en comparación con otras variedades autóctonas como por ejemplo la Monastrell. La Forcallat fue una variedad muy extendida a principios del siglo XX, pero que en las últimas decadas ha sido sustituida por varidades foraneas. En 1975 en la Comunidad Valenciana habian cultivadas 958 hectareas de Forcalla y en 2005 solo quedaban 128 hectareas.

Durante la elaboración el mosto fermenta en barricas de roble abiertas, posteriormente realiza la fermentación malolactica en depósitos de acero inoxidable. Forcalla 2011 es un vino de capa media y que debido a las particularidades de la uva y a su elaboración, está más próximo a los vinos de carácter atlánticos que a los vinos mediterráneos y más cálidos que se elaboran en la zona.


De esta primera experiencia tan solo se han elaborado 600 botellas, pero según Rafa, dadas las nuevas condiciones clímaticas que se estan produciendo, la Forcallat es una variedad que puede tener un futuro prometedor.

Con este proyecto, Rafa Cambra pretende comenzar un camino que le llevará a recuperar otras variedades de uva en peligro de extinción diferenciándose, más aún si cabe, del resto de productores de su zona.

jueves, 5 de julio de 2012

Visita a la Bodega Casa Castillo


El pasado dia 9 estuvimos visitando, junto con un grupo de amigos de alforins.com, la Bodega Casa Castillo de Jumilla. Allí nos esperaba Jose Maria Vicente, director técnico de la bodega y que lleva las riendas de la finca.
La finca Casa Castillo es propiedad de la familia desde los años 40. En los años 80 Nemesio Vicente, padre de Jose Maria, inicia una restructuración de la finca, tanto el viñedo como la bodega y que culmina en el 93 con el primer vino que embotella la bodega, Casa Castillo crianza 91.

Iniciamos la visita recorriendo los viñedos de la finca la cual se divide en cuatro parcelas bien diferenciadas. Las parcelas en umbria: El Valle cultivado con monastrell y de donde se obtiene el vino joven de la bodega, Casa Castillo Monastrell, Valtosca donde está plantada la Syrah, Las Gravas con suelo muy pedregoso cultivado con monastrell y algo de Syrah y Garnacha.
La Solana es la única parcela que no está orientada al norte y en ella están cultivadas la cepas de Monastrell Pie Franco.
A la derecha las viñas de El Valle. A la izquierda el Pie Franco.

Las viñas más jóvenes de la bodega son unas viñas de Garnacha situadas a los pies de la Sierra de El Molar, orientadas al norte y de donde se obtiene el ultimo vino de la bodega El Molar 2010. En el año 2000 Jose Maria plantó varios clones de garnacha y en el 2005 se realizó la plantación definitiva con las que mejor se adaptaron a la finca. Según dice Jose Maria estas viñas de garnacha seran la “herencia” que el deja para la bodega, tal y como hizo su abuelo al plantar las viñas de Pie Franco y su padre al plantar la Syrah del Valtosca.

Jose Maria nos cuenta que la elección de la variedad Garnacha parece bastante evidente, siendo como es una variedad mediterránea, se adaptará muy bien al clima extremo de Jumilla y a los suelos de la finca. El resultado es la primera añada de El Molar, un vino fresco, muy fino, con unas notas balsámicas muy agradables.
 Nos parece que esta elección de introducir o reintroducir la Garnacha en Jumilla puede marcar una tendencia para otras bodegas, al igual que ha pasado en otras zonas de España, donde la Garnacha se ha redescubierto, (Priorat y Aragón hace bastantes años o últimamente en la Sierra de Gredos).
Sin duda los mayores esfuerzos de la bodega se centran en el campo y en la viña. Un total de 17 personas trabajan en la finca durante prácticamente todo el año y eso se nota. Es difícil encontrar una viña tan espectacular como la de Casa Castillo. La media de lluvias al año en Jumilla son 300 litros, pero el trabajo en campo, la orientación norte y unos suelos frescos que retienen la poca humedad, hacen posible un impresionante viñedo.
Por ejemplo durante estas semanas los trabajos realizados son las podas en verde, en la cual se eliminan los rebrotes no deseados con el fin de aumentar el rendimiento de la uva y airear bien la cepa y la recogida de vegetación, la cual consiste en guiar de forma vertical la planta.  Con ello se mantienen la calles limpias las calles limpias y se favorece la aireación y la planta capta más insolación
Viñas jóvenes de Garnacha.

Uno de los mayores problemas de la bodega es mantener el viñedo más viejo de la finca, el Monastrell Pie Franco. Nos dice Jose Maria que con el paso del tiempo las plantas se van muriendo. Esto hace que que la producción de Pie Franco disminuye año tras año. Ahora mismo se producen apenas 6000 botellas.
Viñas de Pie Franco de Monstrell, donde se aprecian algunas faltas.

Continuamos la visita en la bodega de elaboración. Es una bodega muy austera, con unos lagares subterráneos muy bien conservados y que por supuesto son utilizados.
Para finalizar probamos dos vinos de la bodega, El Molar 2010 y Las Gravas 2008, este último espectacular. En esta añada se elimina del coupage el Cabernet Sauvignon y aparece un 10% de Syrah y un 10% de Garnacha.
Probando Las Gravas 2008 y El Molar 2010.

Para finalizar la jornada, una comida en el Restaurante de Loreto. Un menú cerrado con muy buena relación calidad precio y por supuesto con los buenos vinos de Jumilla.
Restaurante Loreto en Jumilla.

lunes, 14 de mayo de 2012

El Molar 2010, lo nuevo de Casa Castillo.

Desde hace más de 10 años Casa Castillo es una de las bodegas de referencia de los vinos de Jumilla. A sus grandes vinos de Monastrell (Pie Franco) y Syrah (Valtosca), se suma ahora la otra variedad mediterránea por excelencia, la Garnacha.


El Molar 2010 es el nuevo vino de la bodega, un monovarietal de Garnacha (creo que el único de toda la DO Jumilla). El Molar es el nombre de la sierra,en cuya umbria están situados los viñedos de la bodega.

La Garnacha es una variedad muy cultivada en España, sobre todo en Aragón y en Cataluña, tambien en Francia (Grenache) y menos en el resto del Mediterraneo. En Valencia y Alicante se le conoce com Giró o Garnatxa del Pais, y su cultivo se ha reducido bastante en los últimos decenios.

Como todos los vinos de la bodega, El Molar es un vino de una única parcela, realiza la fermentación alcoholica en lagares subterraneos abiertos, la fermentación malolactica en barricas en contacto con sus lias y una posterior crianza de 12 meses en viejos fudres.

El Molar presenta una capa media con un color cereza, una nariz elegante, muy fresco y una presencia de notas balsamicas muy agradables. Otro gran trabajo de Jose Maria Vicente.





miércoles, 11 de abril de 2012

Juan Gil moscatel 2011

La última novedad de la Bodega Juan Gil es un vino blanco, Juan Gil Moscatel 2011.


Se trata de un 100% Moscatel de Grano Menudo, variedad utilizada en Jumilla para la elaboración de vinos dulces, pero rara vez utilizada para vinos blancos secos.

En realidad no se trata de una novedad, ya que la familia Juan Gil presentó el año pasado un vino blanco 100% Moscatel de Grano Menudo con el nombre de Animic 2010. En este caso el vino se presentaba bajo la elaboración de la Bodega Orowines.

Tras la separación de la familia Juan Gil y el importador y elaborador de vinos Jorge Ordoñez, el nuevo vino aparece con la etiqueta de Bodegas Juan Gil.

Es un vino muy arómatico, en boca es fresco, seco, con buena acidez y muy agradable. Un vino para agradar a mucha gente y con un precio muy competitivo, como todo lo que hace la Bodega Juan Gil.