viernes, 3 de enero de 2014

Parotet 2011 nuevo vino de Celler del Roure

Celler del Roure es una de las bodegas valencianas más consolidadas. Sus dos vinos de referencia, Maduresa y Les Alcusses son dos de los vinos valencianos más conocidos por el aficionado en general. Además su bodega ubicada a los pies del Poblado Ibero de Les Alcusses en Moixent, recibe continuamente numerosas visitas. El público aparte de visitar la bodega y conocer el entorno natural, desea conocer la magnífica Bodega Fonda. Una bodega enterrada del siglo XVII en perfecto estado de conservación, un autentico tesoro enterrado.
La Bodega Fonda alberga 97 tinajas enterradas, de capacidades comprendidas entre los 600 los y 2.800 litros. En el año 2009, Celler del Roure inicia una línea de investigación sobre el posible uso para crianza de
las tinajas de barro. Las primeras pruebas se realizaron con el blanco Cullerot y confirmaron lo que se esperaba. Las tinajas de barro enterradas funcionan, que pueden otorgar a los vinos muchas de las bondades que otorgan las barricas de roble y que merece mucho la pena esforzarse por recuperar esta tradición milenaria. 

En todo el Mediterráneo, el barro y el vino han permanecido unidos durante más de dos mil años (en nuestra comarca, desde el siglo IV a.C. hasta los años 30 del siglo XX). Las barricas de roble francés y americano, que nos permiten obtener grandes vinos de guarda, a veces ocultan o enmascaran el origen y la autenticidad de nuestras uvas y que las tinajas de barro, que no aportan sabores ni aromas, nos pueden ayudar a encontrar la pureza, la esencia y el alma de nuestros vinos. Ahora Celler del Roure ya tiene más de 20 las tinajas recuperadas y llenas con diferentes vinos tintos y blancos y con resultados cada vez más satisfactorios y concluyentes.

La primera añada de Parotet está elaborado a partir de uvas de mandó (75%) y monastrell (25%), cultivada. Parotet 2011 es el primer vino tinto de Celler del Roure criado en tinajas de barro (14 meses en tinajas de barro enterradas de 2.800 litros). 

Por primera vez sin barricas de roble, por primera vez sin variedades foráneas y también por primera vez con la variedad mandó como gran protagonista. 
En 1999 la bodega una línea de investigación para la recuperación de la Mandó (selección masal, sistemas de conducción en lira, aclareos, deshojados en floración y un largo etc.) pero es ahora, con las tinajas de barro enterradas, cuando han aprendido la mejor manera de poner en valor la frescura y la personalidad de esta aromática y singular variedad.

La Mandó ya formaba parte del tinto Maduresa, aunque la bodega ya habia comprobado que un elevado porcentage de Mandó en el coupage final, no acababa de convencer y no se obtenian los resultados esperados. Ahora con este Parotet se cumplen varios objetivos marcados por la bodega y por el propio Pablo Calatayud desde hace años: obtener un vino con la Mandó como protagonista y recuperar las tinajas enterradas de la bodega fonda. Aunque sin duda la recuperación de la bodega fonda ha sido uno de los sueños cumplidos por el Sr. Paco Calatayud.

La etiqueta del Parotet, sencilla, limpia y muy elegante, es como en el resto de los vinos de la bodega, obra de Daniel Nebot

No hay comentarios:

Publicar un comentario